La Metaf Sica De Vietnam

Aprende en casa 3 de cemento de Los 9 roles de sócrates

Son posibles tales acciones ideales y sus productos, que no sirven ni para el reflejo de las situaciones objetivas, ni para la mediación productiva de las acciones ideales, y representan más bien matrimonio en la actividad pensadora, aunque y llamado por las ciertas causas,

El conocimiento empírico en unos límites puede limitarse por las reglas es formales-lógicas del pensamiento, ya que en muchos casos su objeto no es una íntegra estructura interior de las cosas. Esto no significa, sin embargo, que ser obligatorio debe metafísico.

Más los rasgos comunes del pensamiento correcto son la certeza, la consecuencia y. La corrección lógica del pensamiento es la condición necesaria de la recepción garantizada de los resultados verdaderos en la decisión de las tareas que surgen durante el conocimiento.

Podemos distinguir, así, exterior, o periférico, e interior, o, la esfera del pensamiento. La esfera periférica abarca aquellas acciones pensadoras, que preparan directamente o unas u otras acciones concretas exteriores. Además la acción interior pasa en exterior, por la lengua la acción que es vinculado, por ejemplo, a la realización de la función comunicativa de la lengua. La esfera interiornaya del pensamiento abarca los procesos de la preparación general y las mediaciones que adquieren el significado independiente.

La persona en la actividad debe en cierto modo los procesos distintos naturales y las propiedades naturales de los instrumentos y los objetos del trabajo, la actividad de otras personas. Como regla, dos estos del aspecto forman la intercomunicación difícil.

Sería por eso incorrecto imaginarse el pensamiento como el sistema preparado, históricamente que no cambia de las operaciones. A saber tal aparece el pensamiento en aquellas concepciones idealistas, que lo vinculan o a la substancia especial espiritual o, como esto tiene lugar en el idealismo transcendental de Kant, en vista de la estructura invariable, que no se desarrolla del pensamiento que existe hasta cada experiencia. En realidad la actividad históricamente pensadora de las personas se desarrolla junto con el desarrollo de la producción, las relaciones sociales, también junto con el desarrollo del conocimiento científico. Ya que el pensamiento representa la mediación de la históricamente cierta actividad humana, no sólo por el contenido, sino también por las formas debe, al fin de cuentas, estar determinado por esta actividad e históricamente ser cambiado.

Las formas embrionarias de tal mediación se descubren en la fase del reflejo biológico. La mediación, específica para la actividad humana, se forma junto con la aplicación de los instrumentos de la producción y con la socialización de la actividad. El pensamiento durante el surgimiento por la función básica de la mediación de los tipos distintos de la actividad se entrelaza con la producción material, incluyendo en él en calidad de su parte necesaria. La complicación de estos procesos y el surgimiento de la división del trabajo pública, como se notaba ya, liquidaban este enlace directo y han llevado a lo que la actividad ideal hecha sobre los objetos ideales, ha adquirido la independencia relativa.

La actividad pensadora sirve desde el principio el objetivo de la mediación de las acciones exteriores. Con su ampliación y el desarrollo que es condicionado, al fin de cuentas, por el desarrollo pecuniariamente-preobrazuyuschey la actividad de las personas, la esfera de las acciones se aumenta es más siempre más grande y hay acerca de independiente. Esto significa que surge la cantidad siempre más grande de las operaciones que sirven al objetivo de la mediación de las acciones en la esfera más interior. La posibilidad semejante acerca de la esfera independiente de la mediación es puesta ya en estructura de la actividad material, exterior y es vinculada a la producción de los instrumentos, cuando las acciones, preparatorias y que satisface directamente la necesidad, no coinciden. En esta base puede formarse la esfera de tal actividad interior, que no sirve directamente el objetivo de la mediación de las acciones exteriores, y realiza la función de su preparación general.